Cuida tu Salud Física

Según la definición elaborada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), “la salud es un estado completo de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades«Así, queda claro que más allá de patologías, la salud abarca diversos factores que intervienen en la calidad de vida de cada uno. Una persona sana, por tanto, sería aquella que disfruta de una vida plena y feliz a todos los niveles.

¿Cómo podemos cuidar nuestra salud física?

Los valores no se imponen, se viven, se modelan y se inspiran. Por eso edificamos no a partir del discurso, sino a partir del ejemplo.

Disfrutar de un buen estado de salud puede conseguirse a partir de variadas acciones y mantenerse durante mucho tiempo o bien perderse debido a diversas razones.

Para estar sana, una persona debería:

  • Seguir una dieta saludable y equilibrada.
  • Realizar ejercicio de manera regular
  • Evitar el consumo de sustancias tóxicas o adictivas como el tabaco, alcohol o cualquier tipo de droga.
  • Realizar las revisiones médicas pertinentes o controlar posibles complicaciones. Aquí juega un papel fundamental contar con un buen seguro de salud que pueda respaldarte ante cualquier enfermedad con los mejores profesionales y coberturas.

 

Y es que la OMS asegura que bastaría con mantener una dieta sana, un peso normal y cierta actividad física a lo largo de la vida para prevenir un tercio de los casos de cáncer.  En el polo opuesto encontramos que comer de forma inadecuada,  llevar una  vida sedentaria y el consumo de tabaco causan hasta el 80% de cardiopatías coronarias prematuras.

Esta es la razón por la que debemos tener claros los diez mandamientos que deben dirigir las familias saludables.

Pensar positivamente. Esto puede sonar como un recomendación tonta e inefectiva, pero en realidad, muchísima investigación demuestra que ver a la vida positivamente afecta profundamente nuestra salud física y emocional. Pensar positivamente reduce la posibilidad de un ataque de corazón en un 30%, ¡sin cambiar hábitos de comida y ejercicio! Así que deja de ver las noticias y redes sociales. Filtra los mensajes que te llegan y lee solo los que tienen mensajes positivos. Practica sonreír, aunque se sienta forzado. Podes engañar a tu cerebro y hacerle creer que la estás pasando bien. También podes reírte, forzadamente, hasta que tu cuerpo naturalmente comience a reír. ¡La risa es una excelente cura! Practica la gratitud.

Respiración profunda: La respiración profunda ayuda a reducir la ansiedad y el insomnio. Reduce la presión arterial, la frecuencia cardiaca y oxigena todas tus células efectivamente. Comenzó simplemente cerrando los ojos y tomando cuatro respiraciones profundas. Hace esto cuantas veces sea necesario para relajarte. Una vez que domines esto podes intentar una respiración más avanzada, la 4-7-8. Aseguró de que tu espalda esté recta cuando practiques estos ejercicios.

Pensar positivamente. Esto puede sonar como un recomendación tonta e inefectiva, pero en realidad, muchísima investigación demuestra que ver a la vida positivamente afecta profundamente nuestra salud física y emocional. Pensar positivamente reduce la posibilidad de un ataque de corazón en un 30%, ¡sin cambiar hábitos de comida y ejercicio! Así que dejó de ver las noticias y redes sociales. Filtra los mensajes que te llegan y lee solo los que tienen mensajes positivos. Practica sonreír, aunque se sienta forzado.

Podes engañar a tu cerebro y hacerle creer que la estás pasando bien. También podes reírte, forzadamente, hasta que tu cuerpo naturalmente comience a reír. ¡La risa es una excelente cura! Practica la gratitud.

Desplazar el azúcar y las harinas. El azúcar y las harinas (que al final se convierten en azúcar en la sangre) producen enfermedad crónica, inflamación en el cuerpo, afecciones del metabolismo, diabetes y obesidad. El truco para lograr este cambio de forma sostenida no es eliminar el azúcar. Más bien, es integrar más de los alimentos nutricionalmente densos que mencioné anteriormente. Esto irá desplazando al azúcar y las harinas poco a poco sin que te dé síndrome de abstinencia (sí, son adictivas). Otros consejos es ir bajando la cantidad de azúcar que le agregás a las bebidas poco a poco, aumentando el % de cacao en el chocolate hasta alcanzar el 70%, o hacerte tus propias meriendas en casa, que te lo aseguro, tendrán menos azúcar que aquellos comprados en un supermercado. Pero cuidado con los edulcorantes artificiales, que no son un buen sustituto. También podes reemplazar harinas con otros alimentos más nutritivos, como pasta de zucchini, en lugar de pasta regular. En lugar de comer pan o cereal en la mañana, podrías comer huevos con tomate y culantro, una ensalada de frutas con semillas de chia, o de merienda, un yogurt de coco con fresas.

Hacer ejercicio. No importa qué tipo, debés hacer ejercicio para mantener a tu corazón, pulmones, músculos y mente saludable. Hay muchas personas ofreciendo clases virtuales en este momento y que podes implementar en casa. Por ejemplo, Concept Pilates. Corre en un mismo lugar, hace estiramientos, salta bajito o hace pesas. Yo no tengo pesas entonces uso jarros de sirope de maple, jeje. También podes integrar otras prácticas con más movimiento para reemplazar a la televisión como como la jardinería, reorganizar tu armario, jugar activamente con los niños, etc. ¡Todo suma!

Dormir bien. Para dormir bien necesitamos tener una rutina que le indique a nuestro cuerpo que vamos a dormir. Dos hora antes de acostarte, apaga luces, cerró computadora y dispositivos electrónicos. Comenzó a relajarte con actividades más lentas y tranquilas como: Juegos de mesa, lectura, yoga y respiración profunda, aromaterapia. Evita el licor, comida pesada y actividades extenuantes. Si te cuesta dormir y el coronavirus te tiene con los nervios de punta, podés intentar una mezcla de aceite esencial de lavanda y cedro que calman. Yo uso la marca Doterra porque sus aceites son 100% puros y realmente tienen un efecto terapéutico en mi cuerpo. Si tenes duda sobre cómo usarlos o conseguirlos, envíame un correo a info@canelawellness.com.

Suscribete a nuestro Boletín

Scroll Up